9/22/2005

Tu que vendes

Cuando has trabajado dentro de una consultora con un fuerte componente de cultura corporativa, sin quererlo te acabas empapando del mismo, entra sin resistencia ninguna y al final eres uno más de la infanteria consultora, con el mismo uniforme y respetando la jerarquía del mando.

Y una vez que estas en el Proyecto, el efecto en el cliente es el mismo, te hace a ti partícipe de los valores que asigna a la firma para la que trabajas (con todo lo bueno y todo lo malo que puede tener este contagio). De alguna forma te sientes a gusto. Es lo que en algún sitio definían como anclas mentales. Sirven para ahorrar tiempo al cerebro (que dependiendo de a quien pertenezca puede estar ocupado en otros asuntos), siguiendo el mismo proceso mental de inferencia que el racismo y otras manifestaciones tan constructivas como esas (la firma tal es muy buena, ergo todos los consultores de la firma son buenos).

¿Qué es lo que ocurre cuando la firma para la que acabas trabajando no se ha ganado aún el “ancla”?

Pues creo que tienes ante ti dos situaciones:

Ayudar a la empresa a que se gane un calificativo en la mente del cliente. En mi caso esto es bastante desagradable, pues las acciones que realizan se empeñan en desmentir lo que intento transmitir.

Venderte a ti mismo, desnudito ante el cliente. Soy un profesional y es mi conocimiento y mi buen hacer el que te está sirviendo, no el de mi empresa. Por supuesto esto es sólo una percepción a transmitir, no quiere decir que pongas verde a tu empresa.
Conclusión: Vendete a ti mismo (Marca Propia Copyright) estés donde estés y no te cases con nadie. Tu empresa es sólo un instrumento que TU utilizas para poder pagar las facturas. No dejes que seas TU el instrumento de la empresa.

3 comments:

Telémaco said...

¿"venderte a ti mismo desnudito ante el cliente".?

¡Eso si que es innovación empresarial!. Sé que ha sido todo un exito con las presentadores del telediario pero es la primera vez que lo oigo con los consultores. Pero seguro que tiene exito.

Perdona la broma. ¡No he podido resistirme!.

El comentario es muy interesante. La imagen de la empresa a que perteneces es la primera impresión que reciben los clientes (incluso antes de conocerte)y eso te marca de forma casi irremediable.

Andres said...

Yo no podría haberlo expresado mejor. Te lo compro

YO_MISMO said...

Claramente es un post inspirado en Marca Propia