7/12/2005

Un respeto a nuestros mayores

Leo en "Vida de un Consultor" una reflexión sobre si merece la pena trabajar en Consultoría.

Y me viene bien para plantear algo que me viene rondando desde hace algún tiempo por la cabeza. Como soy parte interesada, al estar inmerso dentro de ese colectivo, os daréis cuenta que soy muy subjetivo, pero ese es el fin último de un blog ¿no?.

Tengo la sensación de que en Consultoría, probablemente te puedas encontrar algunos de los profesionales más inteligentes del mundo laboral.
Este es un sector en el que constantemente te ves obligado a enfrentarte a cosas nuevas, a definir metodologías que otros utilizaran, a inventarte nuevos modos de hacer las cosas.
A todo ello hay que sumar que trabajas con muchos clientes diferentes (aun dentro del mismo sector) y que esa visión te enriquece mucho, aunque sólo sea haciando cut&paste en dosis masivas y con cierta sofisticación.

En fin que es lo que se llama en los anuncios de recruiting, un entorno intelectualmente estimulante.

Todo ello contrapesado con las interminables jornadas de trabajo con una presión o fácilmente soportable por mucho tiempo.

¿Os habéis fijado en lo que han sido capaces de sobrevivir algunas slides? Alguien debería aplicar la teoría de la evolución a semejantes monumentos del pensamiento humano (han sobrevivido cliente tras cliente, oferta tras oferta, proyecto tras proyecto, impresionante)

El tipo/s que crearon aquello tienen todo mi respeto, han sido mis mayores y ahora yo me aprovecho de ellos (a hombros de gigantes que diría el otro)

Simplemente espero algun día ser capaz de crear la transparencia perfecta y entrar con todos los honores en el Olimpo de los consultores, dónde me convertire en socio y sólo viajaré en Business y ninguno de los fracasos sea atribuible a mi incapacidad y sin embargo todos los éxitos se vean reflejados en mi cuenta bancaria.

Ese día esta por llegar...

1 comment:

kopiator said...

Esto es como las prácticas de la facultad, que el estudiante pionero que hizo la primera promoción de la carrera se las curró todas y a partir de ahí, en los subsiguientes cursos, todas las prácticas eran variaciones de aquellos escritos primigenios.