7/15/2005

Cambiando de Proyecto

¿Qué se puede hacer para cambiar de Proyecto?
Todos hemos pensado en algún momento “Este Proyecto no esta hecho para mi” y esto no significa necesariamente que se deba a condiciones laborales duras.
Las causas pueden ser varias:
La tecnología que se usa en esa asignación la tienes más que vista y con la planificación en la mano, crees que te vas quedar anticuado
La visibilidad del Proyecto te va a impedir promocionar
No me da la gana estar aquí

Una vez que tenemos claro el qué, ahora viene lo difícil que es el cómo.
La reacción más normal es intentar hablar con el gerente. Mientras te mira fijamente a lo ojos recuerda las clases que recibió sobre el sueño en pie, pone cara de comprensión y te insta a esperar una contestación posterior ya que en este momento todos los recursos (no personas, recursos) son imprescindibles. Por supuesto hará todo lo posible por tu caso.

Transcurridos dos meses te das cuenta que la amnesia ha hecho mella en la mente de tu ,ya de por si, deteriorado Gerente. Pierdes las esperanzas.

Tras un puente largo de 4 días, regresas con ánimos renovados y dispuesto a ser dueño de tu propio destino. A todo esto siguen llegando recursos y tus contribuciones se diluyen más y más en un mar de código y documentación.

Dos días más para armarte de valor y argumentos y te empeñas en hablar con el Socio. Craso error. Lo que hasta ahora se te antojaba un ser tangible y vivo, llegados a este punto se torna leyenda urbana. Nadie sabe donde esta, ni siquiera si alguna vez llegó a estar en la oficina.

Del mentor, ese sucio perro traidor, mejor ni hablamos.

Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas: Lo harás como el culo para que deseen perderte de vista de una vez.

Transcurrido otro mes, has elevado los estándares de calidad de la firma e incluso te recompensan incluyéndote en un comité de seguimiento del clima laboral en el Proyecto. Naturalmente en ese comité no tienes ni voz ni voto, pero tienes reuniones extra con vasos de cristal (para quien no lo sepa distintivo de poder en algunas compañias).

Y cuando todo parecía perdido, Dios se apiada de ti y te hace saber el camino a seguir: Di que te gusta el Proyecto, que jamás tendrás otra oportunidad igual y que deseas aprovecharla como si no existiera otra cosa más en tu pensamiento, que no te importa trasladarte a 10 horas de avión, total los recien nacidos son todos iguales y quedan algunos meses hasta que hable.

Entonces y sólo entonces, saldrás del Proyecto

3 comments:

Telémaco said...

"Yo_mismo" me gusta el Proyecto en que estoy trabajando, no creo que nunca tenga otra oportunidad igual y deseo aprovecharla como si no existiera otra cosa más en mi pensamiento. No me importa trasladarme a 10 horas de avión, y aunque no tengo ningún recien nacido, total mis hijos son adolescentes y creo que no tienen ningún interés en que les hable.
....
....
¿Cuanto tiempo hay que esperar para que surta efecto?
....
....
¿Alguna otra idea?
....
....
Bueno, si a tí te ha funcionado enhorabuena amigo.

kopiator said...

Pues en el proyecto en el que estoy yo no funcionaría ni esa táctica.
Incluso algunos han probado, a la desesperada, de venirse a vivir al lado del cliente, pensando que eso se traduciría automáticamente en una asignación a un proyecto al otro lado de la ciudad (o del país) y ni eso.
Eso sí, vivir cerca del trabajo tiene sus ventajas, como dormir una hora más por la mañana :)

YO_MISMO said...

También en esto el azar forma parte de nuestra experiencia