10/25/2005

Sexo en la oficina (3)

Otra buena historia de encuentros carnales. Recordad que sólo cuento historias de las que he sido testigo directo y no hablo de oidas.
Situación Proyecto en el extranjero de larga duración en el que nos integramos con un equipo mixto con personal del Cliente.
El Equipo tenía una potencia de fuego importante, en el que hasta los analistas de categoría más baja, estaban muy, muy preparados, con lo que el Gerente podía tomarse un respiro entre Informe de Seguimiento e Informe de Seguimiento.
Para más inri, los retrasos del Proyecto en su conjunto no podían ser atribuibles de ningún modo al equipo liderado por este Gerente. Doble respiro.
Pues bien, este personaje en concreto, era muy aficionado a salir de marcha, ya que de alguna forma tenía que canalizar la energía no gastada en realizar su trabajo. Era tal la afición, que salía todos los días, sólo o en compañía de otros. Lógicamente, el resto del Equipo sólo podía salir los fines de semana en los que no nos permitíamos el lujo de volar de vuelta a casa.
Mientras que nosotros profundizabamos en la relación profesional con el Equipo del Cliente, el Gerente prefería avanzar por el lado personal. Finalmente logró hacerse con las bragas de una de ellas. ¡¡¡y de que forma!!!. Resultó ser la horma de su zapato.
Aquella chica era el sueño húmedo de cualquier salido de motel de carretera. Si bien la chica no era de un físico espectacular, tampoco se puede decir que fuera repelente en absoluto. Lo bueno estaba....en su cabeza.
Era capaz de enviar los mensajes más guarros que te puedas imaginar, hacer el amor en la terraza mientras los dos miraban en la misma dirección (no hacen falta más palabras), quedar a cenar e ir sin bragas, enviar correos porno anticipando las posturas a disfrutar....
Como ya sabe todos los hombres, si haces algo de ese tipo y no lo cuentas, no tiene el mismo valor. Esta persona era discreta (mujer e hijos), pero, como digo necesitaba contarselo a alguien. Y me tocó a mi. No puedo deciros porque, pero me escogió a mi para hacerme partícipe de sus encuentros.
Como el Proyecto tuvo una duración muy extensa, sólo una chica no le pareció suficiente, con lo que su balance final fue de:
* Dos integrantes del Equipo del Cliente
* Una azafata de la aerolínea que utilizabamos con frecuencia
* Un trío con dos chicas canadienses
El anecdotario sobre este Gerente daría para muchos comentarios, pero esos me los reservo para más adelante.

2 comments:

por.libre said...

Nos has dejado pasmados, sin palabras.

El Frikie, Adicto a la tecnología said...

como se lo montan algunos...

:P

saludos