6/28/2005

La suerte (la buena y la mala)

Recientemente entre en contacto con un compañero que había corrido mi misma suerte, es decir, le habían despedido (Ver nota al pie)
Como yo ya había tenido la suerte (suerte que puedo pagar las facturas) de empezar a trabajar, casualmente me enteré que en mi nueva empresa buscaban a alguien de su perfil y entregue su CV. Al hacerlo ya comenté que habiamos trabajado juntos, etc, etc, con lo que es fácil suponer que los perfiles no deberían andar muy desencaminados.

Pues bien, el tiempo pasaba y nadie llamaba a este compañero ¡¡qué raro!!
Lo cierto es que por casualidad me encontre con el gerente que llevaba este proceso de incorporación y se lo comenté:
- ¿Habéis llamado ya a X?
- Pues la verdad es que no, no tiene nada que ver con lo que pedimos
- Pero como que no, si encaja perfectamente
- Hombre X ha trabajado en la empresa GHH. S.A
- Efectivamente, pero eso ha sido sólo durante los últimos 6 meses. El resto de su CV está en el reverso de la hoja
- ¡¡Coño, pues es verdad!!!. Mañana mismo le llamo


El final de la historia es que X ya está trabajando en mi empresa (yo le advertí de los peligros que corría antes de que firmara nada, que conste), pero no se que hubiera pasado si no le advierto al mastuerzo del gerente de ese pequeño detalle.

En resumen, en muchas ocasiones nuestra suerte (destino me parece demasiado grande) está en manos del más puro azar.
Ahora que soy yo quien está en búsqueda activa de trabajo soy más consciente que nunca de ello. ¿Se posará mi CV con la cara correcta en la mesa del seleccionador (si para mi ya son con Luis Aragones)?
¿Leera mi CV despues de el del graduado en Harvard con 15 masters, reduciendo así el impacto de mi ya de por si raquitita vida laboral?
¿Para que coño quieren una foto, me rechazaran por feo o por el contrario querran contratarme para que el equipo de técnicas amazonas me muestre el camino del placer?


¿Os habéis dado cuenta del increible número de casualidades que pueden sucederse? ¿O no son sólo casualidades?. Bueno algunas de ellas pueden eliminarse si todos hiciésemos bien nuestro trabajo ¿o no?

Nota al pie: Entre las muchas forma de comunicar el despido, en mi compañía había una muy buena. Era algo así como "No tenemos más remedio que dejarte marchar".
Dicho así parece que incluso les duele realmente desprenderse de tí. Bonita historia de amor

¿Conocéis alguna otra expresión de ese tipo?

1 comment:

Telémaco said...

Me parece ver entre líneas una pizca de desesperación.
Ánimo colega. Dejate llevar por la ira si te sirve para desahogarte, pero ten cuidado de no caer en el lado oscuro.

¿Has leído ya el discurso de Steve Jobs?

A Steve lo despidieron de su propia empresa (Apple) y gracias a eso fundó Pixar. Aún es más, ahora ha vuelto a Apple (imagínate lo que se debe estar divirtiendo ahora, ¡no hay nada más dulce que la venganza!).