8/26/2005

Grandes Jefes

A lo largo de mi vida profesional he pasado muy buenos momentos. Guardo especial buen recuerdo de aquellas situaciones en las un trabajo duro ha finalizado en un trabajo excelente. Lo normal es que esto coincida con un equipo compenetrado, en el que cada componente del mismo hace mejor a su compañero. No hay malos rollos, hay objetivos comunes.

Pero sobre todo los recuerdo por haber tenido la posibilidad de compartir el Proyecto con un jefe que merecía tal nombre. En mis más de 9 años de carrera, sólo me vienen a la mente dos personas que pudieran ajustarse a esa situación (y de una de ellas aún albergo dudas).

A simple vista sólo tenían algunas cosas en común:

Uno de ellos conocía su talento natural para estas cosas mientras que el otro parecía desconocerlo.

Uno de ellos tenía un fuerte conocimiento técnico del tema, mientras que el otro sólo algún barniz.

Ambos tenían una fuerte componente comercial

Ambos daban un importante valor al trabajo duro


¿Qué es lo que los hizo para mi dos excelentes jefes?

Conocían en que momento debían intervenir con el equipo. Es decir ejercían su papel siempre que era necesario y sólo en esos momentos.

Me enseñaron cosas. No es sólo que las aprendí sino que ellos hicieron el esfuerzo consciente de enseñarme.

Sentido común

Extraer de la vorágine del Proyecto aquellos aspectos que debían gestionarse y aplicar sobre ellos la “fuerza” justa para que no se escaparan de las manos.

Por cierto, me apetecería citar sus nombres en este Blog, pero no estoy seguro ¿si vosotros estuvieráis en su caso os importaría que os citara?.

Por cierto ¿habéis tenido alguna vez un buen jefe? ¿cómo era?

6 comments:

Anonymous said...

Realment nunca he tenido un Jefe Jefe como el que has descrito. Una pena!
Sin embargo, de todos los jefes que he tenido hasta ahora sólo uno se le acerca. En momentos crudos del proyecto, nos apoyaba y nos guiaba. El resto del tiempo dejaba al equipo prácticamente autogestionarse.

Por cierto, contestando a tu pregunta: Si yo fuera uno de esos jefes (mejor, cuando yo sea uno de esos jefes) no me importaría (importará) que se me reconozca esas aptitudes.

YO_MISMO said...

Creo que si se habla bien de alguien no tiene porque molestarse.
Leyendo tu respuesta creo que para que un jefe sea considerado bueno también tiene que coincidir con un buen equipo. Si el equipo que se autogestiona tiene problemas mal vamos.

por.libre said...

Yo sí considero que he tenido buenos jefes, pero no hay uno al que no le saque pegas. Imagino que yo tampoco seré el "empleado perfecto".

He tenido jefes de todos los pelajes. Pero imagino que es normal porque si miro atrás resulta que los he tenido a puñados. Entre jefes jerárquicos, jefes funcionales, jefes en los diferentes proyectos, jefes varios niveles por encima pero que se implicaban... y ahora que estoy en una empresa dónde puedo recibir (y en algún momento he recibido) órdenes de 6 jefes que además son propietarios los 6!!

YO_MISMO said...

Supongo que la prueba del algodón es preguntarse si volverías a trabajar con el jefe en cuestión

Consultor Anónimo said...

Yo sí he tenido (tengo) buenos jefes. También malos, pero así directos, directos, estoy más que satisfecho.

En cuanto a los nombres... no sé, depende de en cuánto valores tu anonimato. Imagina que alguien ve los nombres y "ata cabos".

Por otro lado, si yo hubiese sido jefe tuyo y no me nombraras, igual me genera cierto rollo raro, ya sabes que a la hora de ponernos notas a nosotros mismos, todos somos estupendos!

En fin, no sé, yo creo que YO no lo haría.

YO_MISMO said...

Si creo que finalmente no es muy buena idea lo de publicar nombres.
Más que nada por lo de atar cabos. Quiero poder seguir hablando con libertad